Ya en la antigua Grecia se celebraba un ritual para despedir el año, pero en vez de los 12 granos de uva lo hacían con granos de granada. Éste consistía en tomar 12 granos de granada más 1 que lo reservaban para dárselo a su pareja al día siguiente.

El calendario tenía 12 meses y era de Tipo Lunisolar. Los días de cada mes tenían 29 y 30 días, en total eran 354 días al año y no 365 como tenemos actualmente.

En esa época, en Grecia existía una sociedad secreta formada únicamente por las mujeres más poderosas e influyentes de esa época, que se reunían al finalizar el año para celebrar una fiesta de despedida del año viejo y dar la bienvenida al año nuevo.

Aquellas reuniones duraban varios días y la asistencia de los hombres estaba totalmente prohibida. Tanto, que a veces era severamente castigada si descubrían algún hombre en el acto, pudiendo llegar a mutilar sus partes nobles, y, en algunos casos, incluso la muerte.

En éste ritual se comían 12 + 1 granos de granada. Le añadían el 13º grano en ofrenda a los dioses en agradecimiento por darles fertilidad, salud y retener el amor para sus esposos.

El grano número trece no se consumía, se lo reservaban para dárselo a su esposo al día siguiente y consumar así el ritual de amor y fertilidad.

¡Una nochevieja original para compartirlo con los tuyos!

Te proponemos realizar éste ancestral ritual, un ritual que seguro te hará más facil dar la bienvenida al año nuevo.

 

Tómate con nosotros los 12+1 granos de granada, y no te olvides de reservar el treceavo grano de granada para dárselo a tu pareja, compañero o amig@.

Puedes tomarlo al finalizar las campanadas como el resto de los granos, o incluso ponerlo en la copa de cava cuando brindéis por un año nuevo lleno de amor, felicidad, y por qué no, de fertilidad.

 

Pin It on Pinterest

Share This