Con motivo de la obtención de la Certificación de Buenas Prácticas de Fabricación (GMP) por parte de Vitalgrana, hoy entrevistamos a su Adjunta a Gerencia Loreto Esclapez.

Vitalgrana, empresa dedicada a la fabricación de productos 100% naturales derivados de la granada, inició su andadura en 2008, y desde entonces y hasta ahora, siempre ha apostado por la innovación y la calidad en todos sus procesos de producción y fabricación. Es por esto, que la obtención de la certificación GMP, supone para ellos un reto conseguido y un sello de calidad, tanto corporativamente como para sus productos.

E: ¿Nos puedes explicar qué es la GMP?

L.E: La GMP o Buenas Prácticas de Fabricación es una certificación de calidad que garantiza que los materiales y objetos que se fabrican, son producidos y controlados de forma coherente, asegurándose si son conformes a las normas aplicables y a los estándares de calidad adecuados para el uso previsto, y que no pongan en peligro la salud humana o causen un cambio incoherente en la composición de los alimentos o un deterioro de sus características organolépticas.

E: ¿Qué significa para una empresa como Vitalgrana el hecho de haber obtenido esta certificación de calidad?

L.E: El objetivo de Vitalgrana es que cualquier complemento nutricional que se ponga a disposición de las personas, debe contener el mismo número de compuestos que de forma natural tiene, en este caso, la fruta de la granada. Obtener esta certificación garantiza, en concreto para Vitalgrana Omega 5 que posee una calidad homogénea, un sello de seguridad y calidad.  Además, disminuye riesgos, y mejora la eficacia en el trabajo. Por tanto,  ponemos a disposición del consumidor un producto que satisfaga sus exigencias en todos los sentidos. De esta forma, somos más competitivos de cara a este mercado actual tan exigente.

E: ¿Cómo fue el proceso para conseguirla?

L.E: En primer, recibimos una auditoria donde se llevo a cabo una revisión documental y se supervisó el proceso de fabricación in situ. En este momento, se esclarecieron  los puntos a mejorar. Seguidamente, una vez corregidos todos estos pasos, se procedió a una nueva auditoría que detalló que todos los puntos a evaluar estaban correctos o si quedan algunos por corregir. En nuestro caso, conseguimos la certificación en la segunda auditoría.

E: Este tipo de certificaciones de calidad suponen un valor añadido tanto para vuestros productos como para la marca global, así como una mayor competitividad frente a otras empresas del mercado ¿Habéis empezado a notar mejoras/beneficios?

L.E: La hemos conseguido hace un mes, y la verdad ya nos ha aportado beneficios , puesto que la GMP certifica que nuestro producto es seguro y de calidad, es decir, que no sea peligroso para el consumo humano.  Esta certificación de calidad nos sirve a nivel mundial, lo que nos hace fidelizar a nuestros clientes y sobre todo abrirnos más puertas y conseguir una mayor expansión.

E: ¿Cuáles son los futuros retos de Vitalgrana?

L.E: Nuestro siguiente reto es conseguir la IFS que es una norma reconocida para auditar la calidad y la seguridad alimentaria de procesos y producto. Es más estricta que la GMP, pero es nuestro siguiente objetivo ahora mismo ya que estamos comenzando nuestra expansión al mercado de EEUU y Emiratos Árabes.

Pin It on Pinterest

Share This