Si miramos unos años atrás, incluso hasta llegar al siglo pasado, nos damos cuenta que la forma de pensar ha ido cambiando. Algunos de los trabajos que en la infancia daban de comer a tus padres gracias al duro trabajo de tus abuelos han ido despareciendo, o casi. Ya que apenas se conoce a gente que se dedique a ello. Por ello, queremos ver las Diferencias entre agricultura ecológica y agricultura convencional 

Quién no tiene alguna imagen de su bisabuelo, abuelo, tía o algún amigo de la familia… Subido al tractor, llevando el rebaño de ovejas, ordeñando las vacas o dándoles maíz a las gallinas para que crecieran y dieran esos huevos deliciosos que le dan ese toque amarillo a la tortilla. Sí, ese tono que al verla sabías que eran huevos caseros. Estos recuerdos nuca se borrarán de nuestras mentes. Eran días preciosos corriendo por el campo entre todos esos animales, disfrutando la recogida de patatas con la vecina o alguien de tu familia.

En el siglo XXI los recuerdos quedan atrás. Algunas imágenes en casa de tus padres y abuelos dejan huella de esos días, pero nada más. Tus hijos o sobrinos no disfrutarán de esos días, ya que cuando vuelves al pueblo nada de eso sigue.

Los pequeños particulares tuvieron que cerrar sus granjas ya que año tras año las grandes industrias agrícolas ibas arrasando con cada uno de ellos. A demás, los nietos nos íbamos a la ciudad a buscarnos la vida en otro oficio. El campo era cosa de nuestra infancia, y no queríamos saber más. Pero que bien nos acordamos de esa época al hacer una tortilla ahora. Ese color blanco y paliducho que nos muestra… Dónde quedaron esos huevos de la casa.

Precisamente por eso, cada vez se ha ido escuchando más el debate sobre la diferencia de los alimentos caseros y los industriales. Esos que se cultivan de una manera natural y de los que necesitan abonos químicos para salir a la venta.

Aquí es dónde viene el problema. Muchos son los que defienden una agricultura ecológica, pero el dinero que mueve la convencional puede con la primera. ¿Cuál es la diferencia entre ambas? A continuación te lo contamos.

Se han ido desarrollando nuevas agriculturas alternativas y sostenibles, y la principal causa de ello son las situaciones inadmisibles de la agricultura convencional. Se fueron adueñando de todo lo que era la tradicional agricultura. Los espacios rurales fueron perdiéndose cada vez más rápido. En esta sociedad, de días interminables y sin tiempo para nada, no nos paramos a pensar en los beneficios de los alimentos que estamos comiendo. Pero esto va siendo un tema de conversación cada vez más habitual, porque nos preocupamos por nosotros y por lo que nos rodea.

AGRICULTURA CONVENCIONAL

La agricultura convencional, también conocida como agricultura industrial, es un sistema de producción que necesita de un alto consumo de productos químicos. No tiene un uso restringido para la utilización de agroquímicos. Para que su sistema productivo  natural de resultados debe depender de abonos químicos sintéticos, energía fósil, y pesticidas.

El medio ambiente no es su principal preocupación, aunque existe una conciencia cada vez mayor, esto puede ser  debido a la fuerza que va ganando la agricultura ecológica. Interesan las grandes producciones y el mayor beneficio al productor.

Los tratamientos que requisa este tipo de producción son negativos para las tierras, comenzando por la disminución de la fertilidad natural y el debilitamiento de los suelos a causa de su estructura y equilibrio biótico. La toxicidad de los productos agrarios nos afecta directamente, ya que se puede convertir en un riesgo para la salud.

AGRICULTURA ECOLÓGICA

No hay una única definición de lo qué es la agricultura ecológica. Lo que sí hay son unas pautas claras para establecer una definición donde sea que estemos practicando este tipo de agricultura.

Por lo tanto, podemos definir la agricultura ecológica como un sistema de producción  agrario que favorece el ecosistema. ¿Por qué? Porque gracias a que utiliza técnicas de conservación y mejora de la calidad del suelo, consigue un ecosistema social y ecológico sostenible. Todo ello gracias a que no utiliza químicos de síntesis y garantiza alimentos de mayor calidad.

La gran parte de nuestro territorio se considera zona desfavorecida, por lo que este tipo de tratamiento es muy necesario. Es una producción agraria que ayuda a la economía en las zonas rurales, ya que las grandes industrias ya no dependen de estas zonas para crecer. Los resultados se obtienen con más paciencia, más a largo plazo, pero con mejores resultados.

Si hablamos de agricultura ecológica debemos hablar de ganadería. Son dos temas que deben ir unidos para así tener un mayor beneficio en sus resultados. ¿Por qué? Es tan simple como que los estiércoles del ganado favorecen la fertilidad y la actividad biológica del suelo. Aportando la práctica de rotación y asociación de cultivos se mantiene la diversidad genética.

Es decir, el gran reto del siglo XXI debe ser tener un aumento de la cantidad pero, consiguiendo una mayor calidad de los alimentos producidos, y todo ello logrando un menor impacto ambiental.

 

Nosotros llevamos a cabo una agricultura ecológica, y por ello puedes comprar todos nuestros productos en nuestra tienda.

Pin It on Pinterest

Share This