Cada vez están más de moda los huertos urbanos o la gente que tiene obtiene sus propios alimentos de la tierra. Es una tendencia tan actual, refleja la preocupación de la sociedad por tener una alimentación sana y sobre todo natural.

Por todo ello, hoy queremos que  adentréis en el mundo del cultivo de la granada y que conozcáis un poco más cuáles son los cuidados que hay que tener para su consumo final.

Una característica de las más importantes del granado es que se trata de una planta muy resistente, sobre todo a las estaciones más secas. A pesar de ello, como gran parte de las plantaciones, necesita de agua para poder sobrevivir, especialmente en primavera y verano para que crezcan adecuadamente y en buenas condiciones.

El granado y el clima

Esta planta crece sobre todo en lugares con clima tropical. Necesita sobre todo temperaturas elevadas, siendo la temperatura óptima de entre 18º y 25º C, por ello su cultivo es de mayor calidad si se encuentra en zonas con estas condiciones meteorológicas.

El suelo: otro factor muy importante para el cultivo

Si tenemos pensado plantar nuestros propios granados, deben ser suelos profundos, frescos y bastante húmedos. Debemos evitar aquellos suelos muy compactos, ya que dificultan su buen crecimiento.

El mantenimiento también es muy importante

Cómo cualquier plantación, se deben eliminar las malas hierbas que se encuentren cerca de la plantación y podar la planta cuando lo necesite, convenientemente cada 3 años. Las plagas de insectos es algo que también debemos controlar, sobre todo si se trata de pulgones, o arañas rojas, que son los que más suelen afectar al cultivo de esta fruta.

A la hora de regar esta planta, se suele hacer 4 veces a lo largo de un año, pero actualmente se suelen utilizar los sistemas de regadío más modernos que hacen que gracias al goteo el cuidado del cultivo esté controlado y sea el adecuado.

¡Por fin podemos recoger los frutos!

“Los granados una vez plantados suelen dar frutos a los dos o tres años, comenzando su recolección en la época de otoño, que es la temporada clave de esta fruta. Dependiendo de la variedad su recolección puede comenzar a principios de Septiembre(granada valenciana) o a mediados de Octubre (granada mollar). Según la variedad . Lo mejor es no adelantarse ni tampoco retrasar su recolección, para así obtener un producto de calidad y sin que pierda o le falten algunas de sus propiedades”

En Vitalgrana disponemos de la mejor materia prima de la zona. Esto es algo que nos caracteriza, además de tener los mejores frutos que llegan a nuestra fábrica cada día, al igual que cada día son recolectados a mano.

El cuidado de nuestros productos es muy importante. Si quieres conocerlos mejor, pincha aquí.

Pin It on Pinterest

Share This